CROCHETEANDO

Descubriendo el Crochet

El crochet es una técnica para tejer labores con hilo o lana, que consiste en pasar un anillo de hilo por encima de otro, uno a la vez. Se utiliza una aguja corta en forma de gancho, que está disponible generalmente en metal, plástico o madera. La palabra croché viene de francés antiguo crochet, que viene además de alemán croc, que significa “gancho”.

Algo de historia...

 

Algunos escritores especulan que esta técnica era de hecho utilizada por antiguas culturas; pero para tejer, en lugar del típico ganchillo, usaban el dedo índice flexionado, por lo cual no quedaron objetos que confirmen esta práctica. Sin embargo, explican la simplicidad de la técnica para afirmar que “debió” existir en periodos antiguos.

Las primeras referencias escritas nos llevan a la obra shepherds’s knitting del libro The Memoirs of a Highland Lady de Elizabeth Grant en 1812. Los primeros patrones publicados aparecieron en la revista alemana Pénelopé en 1824. Otra de las pruebas de que el ganchillo era una técnica nueva durante el siglo XIX es la publicación de A Winter’s Gift en 1847, en donde se explicaba detalladamente las instrucciones para realizar los puntos.

Otra referencia importante es la de Eleonore Riego de la Branchardière, con su primer libro “Knitting, Crochet and Netting” en 1846, que revolucionó el mundo del crochet e influyó en la moda de la época Victoriana. Y fue una gran influencer en la época, ya que todas las mujeres querían usar sus propios encajes hechos en casa.

Reina Victoria y el Crochet

Aquellos que podían permitirse el lujo de encajes elaborados por métodos más caros y antiguos desdeñaban el ganchillo como una copia barata. Esta impronta fue en parte mitigada por la reina Victoria, quien de forma abierta compraba encajes de ganchillo artesanales de Irlanda e incluso aprendió ella misma a tejer.

De Inglaterra, Irlanda y Alemania provienen sus primeras menciones en novela y prensa escrita. Pero durante dos siglos el croché se convirtió en sustento de viudas, familias necesitadas y comunidades afectadas por malas cosechas y guerras europeas, un recurso sencillo para vestir a los miembros de la familia y para vender en los mercados.

Esta técnica fue muy importante para la creación de indumentaria, medio de sustentación económica, movimiento cultural, terapia médica, herramienta matemática y se ha ganado un lugar destacado en la historia de la creación e inventiva humana. 
El crochet ha evolucionado mucho desde principios del siglo XX, donde su principal producto eran los encajes confeccionados con hilo muy delgado. Ahora con la variedad de hilos y agujas más gruesos, colores brillantes y texturas variadas, se pueden hacer infinidad de artículos con diferentes técnicas para decoración, prendas de vestir, juguetes, accesorios, bolsos, tapetes, etc…
El crochet en este momento es parte de una tendencia global denominada DIY, por sus siglas del inglés (Do It Yourself), que significa “hacerlo uno mismo”, donde las personas pueden aprender desde hacer su propia ropa hasta hacer reparaciones en casa.

En esta sección de blog compartiré con ustedes algunas cosas que he aprendido desde mi incursión en este mundo del tejido, espero que aprendamos juntos y compartamos las experiencias con este hermoso arte tejeril.

Deja un comentario

El carrito está vacío.

Volver a la tienda